¿Existe la verdad absoluta? La ética en las Condiciones del Espectro Autista

Es común encontrar en el campo de las Condiciones del Espectro Autista un sin número de tratamientos y técnicas de intervención que buscan ofrecer un igual número de resultados, que van desde una mejor adaptación, hasta la posible cura.

Ante esta realidad, los padres de familia se encuentran en la constante búsqueda de aquel profesional que les guíe con relación a saber cuál de todos esos tratamientos es el adecuado para su hijo, ofreciéndole los mejores resultados. En esa búsqueda, lamentablemente no siempre los profesionales somos una guía, nos volvemos un obstáculo en el momento en que le hacemos creer a esos padres que nuestras ideas, técnicas o filosofía de atención es la mejor, la adecuada…….la verdad absoluta.

Desde mi perspectiva, nuestro trabajo debe ofrecer al padre de familia una visión objetiva sobre qué tratamientos son los que pueden proporcionar resultados tangibles en su hijo, cuáles son aquellos de los que no se tienen registros de su eficiencia y aquellos que consideramos ponen en riesgo a la persona con la condición. Debemos dar nuestro punto de vista y bajo ninguna circunstancia descalificar.

Nuestra ética se pone en juego cuando nos enfrentamos a técnicas de intervención o filosofías de trabajo opuestas a nuestra visión y que aún y cuando no estemos de acuerdo con ellas tenemos que respetarlas, porque habrá una población de padres de familia que en ese momento consideren que esa forma de trabajo es la que ayudará a su hijo.

Seamos verdaderos profesionales en nuestro ramo, seamos lo suficientemente humildes para reconocer que no lo sabemos todo; demos nuestro punto de vista, manifestemos aquello con lo que no estemos de acuerdo, pero siempre bajo un marco de ética y respeto.

Eso siempre hablará bien de nosotros mismos.

Recent Posts