FUNCIONES EJECUTIVAS EN LAS PERSONAS CON CEA

A lo largo del tiempo, han surgido diferentes teorías para explicar la condición del espectro autista (CEA). La “teoría de la disfunción ejecutiva” planteada por Russell (2000), junto con otros investigadores, se ha convertido en uno de los tópicos de investigación neuropsicológica más relevantes en el estudio del espectro autista.

De acuerdo a Lezak (1995), las funciones ejecutivas implican “las capacidades mentales necesarias para la formulación de objetivos y la planificación de estrategias idóneas para alcanzarlos, optimizando el rendimiento”. La memoria de trabajo, la planificación, la flexibilidad cognitiva, la fluidez verbal, la inhibición y el control atencional son algunas de las funciones ejecutivas que se han considerado para el estudio científico en los trastornos del neurodesarrollo y éstas se encuentran asociadas a la corteza prefrontal del cerebro.

Un gran número de investigaciones indican una relación entre las CEA y los síntomas del déficit ejecutivo; sin embargo, se han realizado otros estudios en la última década que muestran una diversidad de resultados en relación al perfil ejecutivo de las personas con la condición pero en general puede observarse que tienen un desempeño inferior en pruebas de funciones ejecutivas que implican planeación, flexibilidad mental y memoria de trabajo, mientras que tienden a desempeñarse mejor en tareas de habilidades gráficas.

Las investigaciones también muestran que las personas con CEA tienen un alto desempeño en tareas estructuradas y sistemáticas tienen un bajo rendimiento en tareas que implican generar estrategias e inhibir respuestas

Desde el punto de vista de las implicaciones terapéuticas de este perfil ejecutivo, son pocos los programas de intervención que han demostrado su eficacia en el desarrollo de las funciones ejecutivas de las personas con CEA, como el sistema TEACCH (Treatment and Education of Autistic and Communication Related Handicapped Children), elaborado por Eric Schopler y aplicado por el Gobierno Federal de Carolina del Norte (Estados Unidos) desde 1966.

El sistema TEACCH propone una organización del entorno y una presentación de las actividades que compensan las dificultades ejecutivas más significativas de los niños o jóvenes con CAE y promueven la acción independiente. Para ello utiliza sistemas visuales y provee rutinas predecibles y altamente estructuradas. Además, rescata las fortalezas e intereses de las personas con esta condición, aprovechando el canal visual de aprendizaje.

Es importante destacar que las personas con CEA y especialmente las que presentan el Síndrome de Asperger, suelen mostrar una atención selectiva hacia temas muy específicos de interés, de los cuales recopilan grandes cantidades de información, buscando fuentes científicas y memorizando datos que son relevantes para dichos temas. El funcionamiento ejecutivo de las personas del espectro autista depende de la motivación que tengan por realizar la tarea o actividad que se les presente, y si ésta entra o no en su gama de intereses.

Un talento frecuente en muchas de las personas con esta condición es la facilidad y naturalidad con la que usan los aparatos electrónicos como los celulares, las tabletas o las computadoras desde los primeros años de vida. Si usamos las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en la enseñanza de las personas con CEA, se podría garantizar que sus funciones ejecutivas se potencialicen a través de medios que son altamente atractivos para ellas y por consiguiente, optimizaremos su rendimiento académico.

Recent Posts